La creación de marca [el branding] requiere definir, en primer lugar, el territorio o los territorios de marca: espacios conceptuales que determinan el posicionamiento competitivo y de comunicación. Definir el territorio de marca es llenarla de contenidos, de un hilo de conversación con los clientes coherente y creíble. De ello depende la credibilidad y el interés que las historias que emitimos suscitarán en nuestro público objetivo. Es, en definitiva, una zona conceptual y emocional que nos permite diferenciarnos de nuestra competencia, en base a un concepto (territorio) lleno de significados, percepciones, personalidad y valores compartidos con nuestro público objetivo.

Se deben definir tantos territorios como sean convenientes a nuestra estrategia de marca.

La creatividad es esencial para crear un territorio de marca

La creatividad es esencial para crear un territorio de marca

En base a ello se define la plataforma de marca, los principios que guían el comportamiento interno y externo de la marca, definiendo nuestra proposición de valor.  Las marcas necesitan transmitir de una forma sencilla un imaginario que seamos capaces de decodificar y asimilar de manera fácil.

«Un programa de “branding” debería diferenciar tu producto del resto de las vacas. Aún cuando todas las vacas sean bastante parecidas.»
Al Ries y Laura Ries, Las 22 leyes inmutables de la Marca. Madrid: Mc Graw Hill, 2000.

De hecho, en este libro destacan algunas leyes que se pueden aplicar de forma especialmente acertada al concepto del territorio de marca.

  • Ley dos, Ley de la concentración:“Una marca se fortalece cuando concentra su enfoque”. La concentración y al especialización hacen fuerte a una marca.
  • Ley 3, Ley de la comunicación: “El nacimiento de una marca se consigue con comunicación y no con publicidad”. Muchas empresas desarrollan sus estrategias de branding con la publicidad como principal vehículo de comunicación, pero esto no es suficiente. La comunicación tienen más herramientas que la publicidad y lo que se digan los demás sobre la marca propia, la reputación, es mucho más importante que lo que pueda decir la propia empresa.

Por lo tanto, es imprescindible enfocar muy bien la definición de la marca y conseguir crear un territorio en el que la marca se encuentre con sus potenciales usuarios o clientes.

Categoría

Aún no hay respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WC Captcha + 77 = 78