Objetivos-SMART-Blog-Iniesta

Fijar objetivos SMART no es una tarea sencilla.

Todos los objetivos, de cualquier nivel y en cualquier circunstancia, deben ser objetivos SMART. Es decir, deben reunir unas características muy concretas que son las siguientes:

  • Specific (específico):
    • ¿Qué quieres conseguir en tu planificación?
    • ¿Cual debe ser el resultado que se obtenga de tu campaña o acción de marketing, por ejemplo?
  • Measurable (medible):
    • ¿Qué KPI o indicadores se pueden utilizar en tu cuadro de mando para medir su eficiencia?
    • ¿Cómo sabremos que se ha conseguido el objetivo?
  • Attainable (alcanzable):
    • ¿Es razonable respecto de la situación interna y externa de la empresa?
    • ¿Tienes los recursos suficientes para conseguirlos?
    • ¿Se dan las circunstancias en el mercado y en tu público objetivo?
  • Relevant (relevante):
    • ¿Por qué le interesa a tu empresa?
    • ¿Es importante para tus clientes?
    • ¿Marca la diferencia ante tus competidores?
  • Timely (a tiempo):
    • ¿Cuándo se tiene que conseguir esta meta? Es importante marcar los hitos y poder comprobar si el objetivo se ha llegado a cumplir.

Un consejo: no dejes la medición para cuando ya no tenga remedio la desviación respecto al objetivo.

Todo, en la planificación de cualquier empresa o institución, debe ser coherente.

Los objetivos de un plan de social media, por ejemplo dependen de los objetivos de comunicación del plan de marketing. Por lo tanto, deberían diseñarse para poder cumplir esos objetivos de rango superior si bien son unos objetivos específicos de este plan.

¿Os imagináis una barca en la que cada remero siga su propio ritmo y dirección? Seguramente naufragaría, como se arruinará una empresa cuyas decisiones no estuviesen alineadas en la misma dirección.

Recordemos la Ley del Sacrificio de Ríes y Trout. Con esta ley de las leyes inmutables se argumenta que siempre se debe renunciar a algo para conseguir otra cosa. Cuando empezamos a diseñar una estrategia de marketing debemos tener claro un objetivo a alcanzar. En todo momento nos encontraremos costes de oportunidad para conseguir nuestros objetivos.

¿Todo objetivo debe ser SMART?

Efectivamente: todo objetivo debe cumplir las cinco características o no será un buen objetivo. Al enunciar un objetivo, este debe contener los elementos suficientes como para que se pueda comprobar su cumplimiento. Y ello implica una medida (una dimensión concreta) a alcanzar en un tiempo determinado.

Aún no hay respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WC Captcha − 9 = 1